El vallenato con aroma de mujer

El vallenato con aroma de mujer

El papel de la mujer siempre ha sido de una eterna y constante lucha con el fin de hacer valer sus derechos, no solo como mujeres sino principalmente como seres humanos, por tener una participación activa de la misma manera que la tienen los hombres. Buscando ser tratadas como iguales, para poder decidir sobre sus propios destinos y no con la necesidad de que nos están manejando de la misma manera que un objeto cualquiera.

Con esta ardua lucha hemos logrado grandes avances que han estado a nuestro favor: un voto ante una sociedad democrática, un trato igualitario ante los estigmas de la sociedad, y grandes voces que nos han representado mostrando no solo nuestra esencia como mujeres sino también la importancia del papel que jugamos en nuestro entorno. Con nuestros aportes en diferentes campos del desarrollo social, campos que son indispensables para el desarrollo de una comunidad como la política, la literatura, las ciencias exactas y la música entre otras.

Desde la música, en el vallenato por ejemplo, podemos ver que muchos de sus grandes exponentes han sido hombres, aunque dándole a la mujer un papel protagónico como musas inspiradoras de sus canciones, la mujer no había ocupado un lugar destacado como artista central. Aún así, son muchos los aportes que han hecho las mujeres en el vallenato, demostrando así su talento. Como mujeres supremamente inteligentes, creativas y hermosas han hecho mucho por este bello género musical que hoy es considerado patrimonio inmaterial del mundo.

Para empezar este reconocimiento a la mujer en el vallenato, tenemos a Consuelo Araujo Noguera, quien no fue solo una escritora y política, sino también gestora cultural colombiana con un gran amor hacia la música vallenata; tanto así que logró de la mano con Rafael Escalona, el expresidente Alfonso López Michelsen y otras personas, crear el Festival de la Leyenda Vallenata que hoy en dia es un legado no solo para el pueblo, sino también la fuerza que impulsa el vallenato.

Rita Fernández nacida en Santa Marta, cantautora de nacimiento junto a la acordeonera Cecilia Meza y otras talentosas mujeres crearon la primera agrupación de vallenato femenino el cual se hizo llamar Las Universitarias, interpretando canciones propias de Rita como “Sombra perdida” y “Amor y pena”, canciones que no solo suenan en los medios sino también en las memorias de todos nosotros.

No podemos dejar de lado a la bella cartagenera Patricia Teherán, que por estos días todos la han recordado gracias a la novela “Tarde lo conocí” de Caracol, quien tuvo en los años noventa una de las voces más fuertes y potentes en el género vallenato, conquistando junto a las Diosas del Vallenato un público de talla mundial, con canciones como “Tarde lo conocí” o “Me dejaste sin nada” ponían a cantar al unísono a todos los espectadores de sus shows, infortunadamente tuvo una partida muy temprana y trágica dejándonos con el recuerdo de su prodigiosa voz.

Otra voz importante en este ímpetu femenino, nominada al Grammy latino por mejor álbum tropical, la hermosa y carismática Adriana Lucia desde Santa Cruz de Lorica, con sus canciones románticas que le dieron mucho sabor a la tierra del vallenato con su voz.

Entre compases, cantos y parrandones a punta de acordeones y guacharacas acompañados con lágrimas y risas, hemos visto reflejado el trabajo de estas mujeres que han dejando su legado en el vallenato para que hoy en dia no solo disfrutemos de sus composiciones sino también de sus voces melódicas. Aunque a muchas no las tengamos presentes, su bella energía y su incomparable esencia permanece aún entre todos nosotros.